Entrevista con Valerio Natalizia, director general de SMA para el sur de europa
03.04.2019

Entrevista con Valerio Natalizia, director general de SMA para el sur de europa

Entrevista realizada por Natàlia García, Customer Care Manager & Marketing

“Nuestro director comparte su visión del mercado fotovoltaico actual y las tendencias que van a condicionar este sector, uno de los de mayor potencial dentro de las diversas energías renovables.”

Durante los últimos tres años, Valerio Natalizia ha dirigido SMA Ibérica Tecnología Solar como Gerente Regional para el sur de Europa. La filial se ha estado recuperando de las duras condiciones de la industria fotovoltaica española y está siguiendo un camino de crecimiento constante. En esta entrevista entramos en detalles sobre la nueva situación.


¿Cuál es el contexto al que tuvo que enfrentarse SMA Ibérica en los últimos años?

España mostró una tendencia a la caída en picado entre 2008 y 2016, principalmente debido a una reducción en el apoyo gubernamental y los obstáculos legislativos, pero también a una perspectiva financiera complicada y una competencia cada vez mayor. La drástica disminución en el número de empleos fue consecuencia de la fuerte caída en nuevas plantas solares instaladas anuales y el aumento de la eficiencia tanto en la fabricación como en los servicios de apoyo.

Además, los obstáculos administrativos de la regulación evolucionaron para limitar a los prosumidores, a través de la reducción o finalización de los esquemas de incentivos. Por ejemplo, en 2015 el Gobierno español gravó con impuestos las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo (el llamado "impuesto al sol"), incluso si estas no alimentaban la red, y otras regulaciones sobre tarifas de alimentación tomaron un carácter retroactivo y afectaron a miles de inversores, tanto particulares como empresas.


¿Qué ha cambiado desde ese momento hasta los últimos dos años?

Afortunadamente, a partir de 2017, la situación comenzó a variar. Según datos de UNEF, hemos visto algunos signos positivos:

  • España agregó 135 MW de nueva capacidad de energía fotovoltaica (55 MW en 2016), contribuyendo con 2.154 millones de euros al PIB español (un 0,20% del total). Una buena parte de las plantas son conexiones de unas pocas plantas solares grandes y el desarrollo de la electrificación de lugares de electrificación aislados, principalmente agrícolas y rurales.
  • El empleo también está mejorando: los puestos de trabajo directo, indirectos e inducidos, fueron 19.057 en 2017 (18.377 en 2016).
  • desde el 31 de marzo de 2018, hay más de 24,085 MW de potencia fotovoltaica por ser instalada, de la cual un alto porcentaje se traducirá en capacidad instalada en los próximos años.

En 2018, la situación continuó mejorando, y el sector se está enfocando en mejorar las capacidades de integración en la red de distribución, tanto los modelos de simulación para validar el comportamiento de las plantas como el acoplamiento de los sistemas de almacenamiento de energía para mejorar la gestión de las instalaciones de energía fotovoltaica.


¿Cómo ha gestionado SMA Ibérica el último período y cómo se está adaptando al nuevo crecimiento del mercado?

En este contexto, SMA Ibérica ha logrado excelentes resultados incrementando las ventas y mejorando los servicios locales. Debido a este éxito en 2018, hemos decidido abrir una nueva oficina en Madrid para fomentar la presencia de SMA en la capital y atender a importantes clientes comerciales y de servicios públicos. También hemos aumentado el número de eventos y formaciones en todo el territorio español y portugués.

Con respecto al “impuesto al sol” que mencionó anteriormente, el actual Gobierno español parece estar dispuesto a fomentar la producción de energía solar por parte de los usuarios finales.

Efectivamente, en octubre de 2018, el Congreso de los Diputados aprobó un Real Decreto para derogar el impuesto que afectaba al autoconsumo, reconociendo ahora el derecho de autoconsumo sin cargos ni peajes y la necesidad de acelerar esta transición hacia una energía limpia y accesible, modelo clave en beneficio de toda la sociedad. En este sentido, finalmente reconoce el papel activo que tienen los consumidores como vector para cambiar el modelo energético. El nuevo reglamento favorece, en particular, las instalaciones de menos de 100 kilovatios, simplificando los procedimientos burocráticos y técnicos requeridos, como la inscripción en el registro.

Además, los costos ahora han bajado lo suficiente como para compensar las medidas del "impuesto al sol". Así, muchos sectores como la industria hotelera, la distribución, la industria agroalimentaria y la agricultura están invirtiendo nuevamente en sistemas fotovoltaicos para reducir sus costos de energía y aumentar su competitividad.

Consciente de esta nueva realidad, SMA ofrece soluciones completas para el autoconsumo. Desde la fase preliminar de cualquier proyecto, con aplicaciones de diseño y simulación, incluida la posibilidad de expandir la instalación con soporte de batería, tanto en aplicaciones aisladas como de conexión a red, hasta aplicaciones de administración de energía disruptiva para proporcionar monitorización remota de la instalación, con una amplia gama de accesorios.


A nivel mundial, vemos un crecimiento esencial en la industria fotovoltaica. ¿Cómo está aprovechando SMA Solar Technology las nuevas oportunidades?

2017 fue un año histórico para el sector de la energía solar. Solo la nueva capacidad solar fotovoltaica instalada es mayor que la de los combustibles fósiles y la energía nuclear combinada, un total de 99,1 GW conectados a red, aproximadamente un 30% más que en 2016. Lo que acabamos de decir significará una capacidad solar global de más de 400 GW anuales. China fue uno de los principales impulsores de este crecimiento, ya que instalaron más de la mitad de la capacidad solar del mundo en un año (53,3%).

En 2018, según los pronósticos de Solar Power Europe, en un escenario conservador, esperamos un crecimiento de mercado de aproximadamente el 3,5% a 102,6 GW de capacidad fotovoltaica nueva agregada en 2018.

Sin embargo, y en nuestro entorno más inmediato, Europa muestra un crecimiento casi estancado, con 5,91 GW agregados en 2017 en comparación con 5,89 GW en 2016, a pesar de que 21 de los 28 países de la UE agregaron más energía solar que el año anterior. A pesar de estas cifras, gracias al aumento de hasta el 32% en la Directiva de Energía Renovable para 2030 y la eliminación de las medidas antidumping vigentes, creemos que todo ello puede tener un efecto positivo en el empleo, con más creación de empleo, con hasta un 56% en la industria solar (45.500 empleos adicionales directos e indirectos para EU28). En realidad, para el 2021 se espera que se mantengan cerca de 175,000 FTE y que se generen cerca de € 9.500M GVA a nivel europeo.

SMA puede aprovechar las nuevas oportunidades y no solo con los mejores productos: nos centramos cada vez más en nuevas soluciones en los siguientes sectores: gestión de la energía, soluciones de almacenamiento, adaptación a los requisitos de la red local, movilidad eléctrica, etc. SMA también está formando alianzas con otros socios para liderar el nuevo Ecosistema de Energía.


Estamos convencidos de que las energías renovables experimentarán un desarrollo significativo en los próximos años. ¿Puede ayudarnos a comprender cuáles pueden ser los vectores de esta suposición?

Sin duda, podemos identificar una serie de tendencias que afectarán positivamente el crecimiento de las energías renovables:

  • La proliferación mundial de ofertas competitivas de subasta inversa: este modelo hará que los incentivos directos y las “feed-in tariffs” desaparezcan. Según GTM Research, 33 mercados europeos tienen licitaciones o esquemas de subasta, y 14 países están discutiendo su implementación. Las subastas se convertirán en un modelo global para la adquisición de energía solar, que ejercerá presión sobre los precios en todo el mundo y establecerá un precio máximo virtual para la energía solar sin subsidios.
  • Compromiso con la energía limpia: seremos testigos de un aumento en el interés de las instituciones financieras y las empresas con respecto al almacenamiento de energía, la eficiencia energética y la inversión en tecnologías limpias. Un estudio de HSBC de 2017 muestra que el 68% de los inversionistas globales quieren invertir en energía baja en carbono para acelerar la transición hacia una economía de energía limpia. En Europa, el interés se eleva al 97%.
  • Cambios para facilitar el desarrollo del mercado de vehículos eléctricos: los supermercados y las estaciones de servicio aumentarán los puntos de recarga para suministrar electricidad a los vehículos eléctricos. La demanda eléctrica aumentará la demanda de energía para esta industria, y la energía fotovoltaica puede ofrecer varias soluciones relacionadas con el almacenamiento, la gestión de carga, la carga inteligente o las microrredes en centros de datos, entre otras tecnologías.
  • Los acuerdos de venta de energía se harán más populares: compañías como Apple, Google o Ikea ya han firmado el llamado PPA (contratos de ventas de energía a largo plazo). En ellos, las contrapartes son los productores y consumidores o comercializadores de energía. Los ingresos garantizados financian sus proyectos y otros establecen sus costos de suministro de electricidad a largo plazo. Lo que acabo de describir representa un modelo adecuado para España, debido a la abundancia de recursos en este país.
  • Un sistema fiscal más favorable: como se mencionó anteriormente, la Unión Europea elevó a un 32% el objetivo de las energías renovables en 2030. Por su parte, en octubre de 2018 el Gobierno español eliminó el llamado "impuesto al sol", abriendo las puertas a nuevas inversiones en autoconsumo para producir y almacenar energía limpia.
  • La necesidad de reducir las emisiones globales de CO2 es ahora urgente: según un informe llamado Global Carbon Project de la Universidad de East Anglia (Reino Unido), las emisiones globales de dióxido de carbono alcanzarán un nivel récord en 2018. Lo que acabo de describir es un hecho preocupante que reduce nuestra capacidad de maniobra para lograr el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 °, como se indica en el Acuerdo de París. La última Cumbre sobre el clima celebrada en Polonia acordó instar a los países a ser más ambiciosos cuando se trata de perseguir los objetivos de París.


¿Cómo ve a SMA Ibérica en 5 años?

Creo firmemente que tenemos todo lo necesario para mantenernos como líderes en España y Portugal durante los próximos años. Tenemos empleados bien capacitados y muy comprometidos que pueden servir a nuestros clientes de una manera muy profesional. Además, todas las nuevas soluciones que introduciremos en el mercado nos darán la oportunidad de competir en un nuevo entorno en el que la digitalización será el impulsor clave. La interrupción en el sector energético abrirá nuevas reservas de valor para SMA.